La fábula de las alondras que caen rostizadas del cielo

“Tomará sin pedir y eso no será el robo, empleará sus facultades y su actividad y eso no será el trabajo.” Elisée Reclus.

images (3)

Les Habitants de la Lune. Traducido del francés por Gregoriux

Cuando palidece el día y cede suavemente su lugar a la noche, un grupo de seres humanos se reúne alrededor de un sabio sentado bajo un viejo castaño. Una vez por año, el sin edad, como todo el mundo le llama aquí, evoca los tiempos en los que los hombres no vivían aún, donde no formaban un gran Nosotros como ahora, pero donde reinaba ese improbable contrario, la explotación del hombre por el hombre. El sabio intenta una vez más restituir el contexto, pero como cada vez, este concepto de guerra de todos contra todos difícilmente pasa la rampa. ¿Y cómo podría ser de otro modo? Las diferentes generaciones de humanos que tiene delante se han reunido desde su más tierna infancia en una sola comunidad humana compuesta de miríadas de hogares que viven y producen los unos para los otros, cada uno según sus capacidades, cada uno según sus necesidades.

Sigue leyendo

IFA: Frente a una crisis de salud global:

[el Estado y el capitalismo no funcionan, la solidaridad sí]

La Comisión de Relaciones de la Internacional de Federaciones Anarquistas (IAF-IFA) continúa llevando a cabo sus actividades durante la actual pandemia mundial. En todos los territorios, los delegados de nuestras federaciones se han reunido virtualmente para señalar el compromiso del anarquismo social y organizado en esta crisis mundial.

El saqueo y la destrucción de la naturaleza, la explotación y el empobrecimiento de sociedades enteras, las operaciones de guerra, la muerte de millones de personas por hambre y privación, la exclusión y el confinamiento de personas en campos de concentración y prisiones revelan la naturaleza criminal del sistema de estado-capitalista. La brutalidad de este modelo autoritario de organización social se vuelve hoy, dentro de la pandemia global, aún más flagrante.
Mientras nuestros activistas intentan mantener vivo su trabajo social y político en diferentes formas y, principalmente, gracias a la tecnología a pesar de las reglas de confinamiento generalizadas, se han compartido algunas cuestiones comunes, de la siguiente manera:

Sigue leyendo

¡Que los cuelguen a todos!

Texto difundido por ‘Habitantes de la luna en Londres’ en diciembre 2010, traducido por Gregoriux  

principe-carlos-camila3-a

El miedo en el vientre…

Ellos lo han instalado allá, en lo más profundo de las tripas, escrupulosamente, concienzudamente. Esto pasa muy pronto, casi en la cuna. Colocan inocentemente un despertador sobre la mesa de noche. Luego un día, una serie de bips digitales, que como múltiples pequeñas bombas sibilantes vienen a romper nuestros sueños y a sacudir nuestros estómagos vacíos. De improviso. Más exactamente en el momento preciso en el que nuestros amos deciden precipitarnos a sus escuelas, luego al ejército o al trabajo, luego al desempleo. En menos tiempo de que se necesita para decirlo ellos nos fastidian bajo su terrible sanción “Te ganarás tu pan con el sudor de tu frente” ¡De pie!

Sigue leyendo

Nuevo blog REVOLUCIÓN ecoSOCIAL

CARACOL copiaDesde el grupo Higinio Carrocera  ponemos en marcha UN NUEVO BLOG ESPECÍFICO: ‘REVOLUCIÓN ecoSOCIAL’con el objetivo de reflexionar sobre el proceso revolucionario que, entendemos, se abre ante el ya evidente colapso del capitalismo y el estado-nación. A la pandemia del COVID19, de nefastas consecuencias para toda la humanidad, se suman los fenómenos migratorios, el cambio climático y la crisis política, económica y social en todo el mundo, con estallidos de clase en muchos países

Creemos que la revolución que viene ha de ser ecosocial. Y ello porque el colapso actual nos abre el camino, a través del decrecimiento, hacia una sociedad anárquica, en donde la autogestión, el apoyo mutuo y el federalismo pueden servir de base para un mundo en donde se recupere el sentido de humanidad, en armonía con la naturaleza frente a los valores del poder, el dinero y el mercado, que nos han traído a este callejón sin salida.

Sigue leyendo

Somos agitadores [La FAI ante el 1º de mayo]

A los anarquistas nos ha tocado escribir muchas veces desde situaciones complicadas, puesto que los textos publicados por los libertarios siempre han resultado peligrosos e incomodos para quienes no hacen uno con sus ideas o están en los puestos de poder. Escritos hechos en diferentes circunstancias han acompañado su historia: en clandestinidad, en dictaduras, censuras, e incluso en el presidio, pero pocas veces bajo una cuarentena por pandemia, encerrados en casa mientras nuestros enemigos cuidan más que nunca de las calles. Crea nerviosismo esta situación donde falta todo tipo de información y nos sentimos inseguros. Una vez más la clase obrera es la que sufrirá las consecuencias de un virus que no sabemos de dónde viene y por su puesto somos quienes pagaremos la crisis que posteriormente vendrá por culpa de ella o utilizándola como excusa. Nos preguntamos constantemente: si toda la vida hemos creído que para el Estado y el capital solo somos simple mano de obra, si hemos entendido que los políticos y los burgueses nunca se han preocupado por nuestro bien ¿por qué confiar ahora en todos estos que nunca han hecho nada por nosotros? Es más, ¿cómo confiar en políticos que muchísimas veces han tomado medidas y han hecho recortes contra nuestra vida y salud? Es un tema que dará mucho que hablar y luchar, y esperamos que el movimiento libertario sepa estar a la altura de todos los acontecimientos que sucederán tras el paso del coronavirus.

Sigue leyendo

Contra el sindicalismo prostitucional

Manifiesto del grupo anarquista Higinio Carrocera de Asturies en torno al debate entre abolicionismo y regulacionismo

Contra el sindicalismo prostitucional

Los sindicatos CCOO y CGT y, lamentablemente, algunos de la CNT se plantean abrir secciones sindicales para “trabajadoras sexuales”. Estos sindicatos se presentan como defensores de los derechos y libertades de las mujeres prostituidas y se alzan contra todas las voces discrepantes. Son progres que le quieren dar un baño de respetabilidad al burdel.

Sigue leyendo

La indignación se convirtió en revuelta

protestas en chile

Imagen tomada por la BBC

Por Yannis Youlountas

Cada día, en todo el mundo, se alzan voces y se levantan barricadas. A pesar de que nuestros bolsillos de utopías están siendo atacados y la Tierra está muriendo, la gente está saliendo a la calle, algunos por primera vez en muchos países simultáneamente…..

EL MUNDO ENTERO ES UNA PRISIÓN, ¡LIBERÉMONOS!

¿Qué demonios está pasando? Las alertas llegan en todas direcciones, las alarmas se disparan todos los días de un continente a otro, las imágenes circulan a toda velocidad en confusión, causando una sensación de caos sin precedentes, mezclando miedo y esperanza, horror y emoción.

El verano de 2019 había comenzado en la desesperación mientras el nuevo gobierno griego se preparaba para “limpiar Exarcheia en un mes”, el barrio rebelde y solidario de Atenas, mientras encerraba aún más refugiados en los escuálidos campos construidos por la Unión Europea. Mientras tanto, unos cientos de kilómetros más al este, el presidente norteamericano extendió la alfombra roja para que el dictador turco saldara su deuda con el enclave feminista, ecológico y antiautoritario de Rojava, una verdadera isla de utopías en Oriente Medio. En Francia, otro ZAD fue devastado bajo el ataque de una armada policial, esta vez en Aveyron. De un extremo al otro del planeta, bosques gigantescos quemados a su vez, desde Siberia hasta Alaska y la crucial Amazonía, el pulmón esencial para nuestra supervivencia. Otros símbolos entre estos millones de árboles diezmados, 200.000 olivos cargados de historia estaban empezando a ser derribados por excavadoras en la alta llanura minoica de Kastelli, Creta, para dar paso a un nuevo aeropuerto completamente inútil. ¡Todo son malas noticias!

La cuenta atrás estaba en marcha, tanto para nuestros bolsillos de utopías como para la Tierra misma. Una apisonadora parecía estar a punto de aplastarnos. Cualquier resistencia parecía ilusoria en ese momento, ya que sólo podía proporcionar una breve estancia y, en el mejor de los casos, un buen ejemplo de dignidad y perseverancia. En todas partes se multiplican las reuniones, circulan mensajes de apoyo y las protestas tratan de ser escuchadas, pero no sirven de nada.

Entonces, sorprendentemente, la indignación se convirtió en revuelta y se extendió como un reguero de pólvora.

Un viento de revuelta

Con enormes diferencias tanto en las causas como en los medios, millones de puños comenzaron a levantarse de un extremo al otro del mundo. Cualquiera que sea el supuesto desencadenante aquí y allá: el aumento del precio de los billetes de metro en Chile o los impuestos sobre los cigarrillos y las telecomunicaciones en el Líbano, la persecución judicial del Estado español en Cataluña o del Estado chino en Hong Kong, la precariedad en Indonesia y Colombia, la corrupción en Perú, Bolivia, Irak, Argelia, Uruguay, Egipto, Guinea y Haití, en las últimas semanas, el levantamiento contra el gobierno no ha dejado de extenderse hasta el punto de que ahora se han registrado disturbios en todos los continentes. De Guinea a Chile y de Argelia a Ecuador, la revuelta estalló de diferentes maneras, con el sentimiento compartido de no estar solos en el ascenso. Así, Santiago apoya a Quito que apoya a Hong Kong que apoya a Exarcheia que apoya a Rojava, y así sucesivamente….

Lo que también estamos viendo en todas partes, como en Francia en los últimos meses, es que el poder se endurece constantemente y está decidido a cometer todas las atrocidades para mantener su pedestal. Reprime cada vez más violentamente, eviscerando, matando, torturando, violando, encarcelando a cientos de personas sin pruebas, con algunas diferencias según el país y la intensidad de los enfrentamientos.

El espíritu de los tiempos

¿Qué nos dice -o confirma- este período particularmente denso?

En primer lugar, que el capitalismo seguirá adelante si no logramos detenerlo a tiempo. Destruirá la Tierra, la vida y la humanidad en su insaciable búsqueda del beneficio, es decir, en su lógica sin sentido de acumulación: una fuente de desigualdad, miseria, privación de libertad, sufrimiento y destrucción. La desaparición masiva de los bosques en 2019 es suficiente para diagnosticar el azote mortal que nos está carcomiendo: el capitalismo es una pandemia, un virus letal que monopoliza, transforma y destruye todo lo que existe sobre la faz de la tierra.

Una segunda cosa importante que esta secuencia histórica nos muestra claramente es que el poder no cederá -si no unas cuantas migajas que recuperará más tarde- si no lo eliminamos de una vez por todas. Todo el poder descansa sobre todo en una representación simbólica cuidadosamente elaborada y en el condicionamiento ancestral de la servidumbre voluntaria. Por eso, esta miseria debe lograrse tanto en nuestra mente -en la imaginación social- como en la forma en que nos organizamos, sin permitir nunca más que nadie nos gobierne, excepto nosotros mismos. Tomar el control de nuestras vidas es la clave del éxito.

La tercera noticia que hay que tener en cuenta en estos tiempos difíciles es que cada vez más de nosotros queremos cruzar este paso, este puente, este Rubicón para pasar decididamente a otra cosa.

La lección de la calle

Ciertamente, muchos manifestantes, alborotadores e insurgentes pueden no ser tan ambiciosos a primera vista. Probablemente Pero, al igual que con los chalecos amarillos en Francia y muchos otros movimientos populares alrededor del mundo, a menudo sucede que la demanda inicial es rápidamente superada (precio de la gasolina, metro, pan en el pasado, teléfono, o incluso residencia mixta en la universidad, etc.) y que los recién llegados a las calles se politizan y exploran las causas de sus problemas. Ocupar la calle y otros lugares permite encontrar, intercambiar y abrir el verdadero debate, es decir, la discusión horizontal, de igual a igual, en el extremo opuesto del espectro del debate propuesto por los medios de comunicación de poder con pensadores de salón que a veces pretenden estar luchando cuando están de acuerdo en lo esencial. Además, la violencia del gobierno y sus funcionarios contra los manifestantes a veces lleva a los recién llegados, conmocionados e incluso heridos, a comprender mejor la verdadera naturaleza del poder y la servil complicidad de quienes reciben una paga para protegerlo. Es enfrentándonos al Estado en la calle que entendemos mejor su principal vocación: mantener y perpetuar el orden social al servicio de la clase dominante, bajo la apariencia engañosa de una sociedad por todos y para todos.

De un extremo al otro del mundo, de las orillas del Sena a las del Éufrates y de la Cordillera de los Andes a las colinas del Ática, los recién llegados a nosotros, tarde o temprano, entienden que el desafío no es conseguir migajas o un poco de consideración, sino poner fin definitivamente a la explotación y a la dominación.

Sólo hay una salida posible

El tiempo se acelera. La cuenta atrás indica la amenaza de la miseria, el agotamiento de los recursos, la extinción de especies, la expansión de la guerra, la aniquilación de nuestras bolsas de utopías, el fascismo sigiloso, el totalitarismo omnisciente y la destrucción de la Tierra.

Sólo tenemos una salida posible: liberarnos. Alrededor nuestro, el mundo entero es una prisión. No el mundo como el planeta en el que vivimos, sino como un modelo de sociedad que se ha extendido por todo el planeta. Una sociedad basada en la organización jerárquica, la competencia y la acumulación a expensas de los demás. Una sociedad completamente anticuada, o mejor dicho, una sociedad que hay que superar.

Tenemos mucho que ganar eligiendo la consulta en lugar de la dominación, el consenso en lugar de las decisiones arbitrarias de los líderes del pasado, la horizontalidad en lugar de la verticalidad. Y el primero de estos logros será la inteligencia colectiva. Del mismo modo, tenemos todo que ganar eligiendo la cooperación por encima de la competencia, la ayuda mutua por encima de la explotación, el amor a la vida por encima del impulso morboso de creer que somos superiores a los demás. En primer lugar, ganaremos armonía, es decir, una felicidad pacífica y compartida. Tenemos mucho que ganar serrando juntos, tantos como sea posible, motivados e incansablemente, los barrotes de la prisión del viejo mundo que se está muriendo: asfixiados, devastados y mutilados por esta sociedad. Tenemos mucho que ganar si nos liberamos y cambiamos de época.

De lo que somos capaces

De esta manera, no hay razón para la esperanza o la desesperación. La esperanza y la desesperación son dos caras de la misma moneda. En ambos casos, significa condicionar nuestras acciones a perspectivas de resultados, tomarlas prestadas sobre la base de vanas especulaciones sobre el futuro, en lugar de elegir resueltamente nuestras acciones sobre la base de nuestras convicciones éticas y políticas. Recordemos que esperanza significa “esperar” en muchos idiomas: esperar el momento, esperar al hombre providencial, esperar que todo cambie…. Desesperar es olvidar demasiado rápido de lo que somos capaces, todos y cada uno de nosotros juntos: la famosa creatividad de la humanidad que ya ha logrado tantas cosas magníficas en las artes y técnicas, el genio de la vida, la belleza del mundo fuera de esta sociedad que es necrótica.

Queda, pues, por salir de la historia política prehistórica de la humanidad. Acabar con la jerarquía y la interminable carrera hacia adelante. Poner fin a la servidumbre voluntaria y al deseo de comodidad. Acabar con la sociedad autoritaria y el capitalismo. Somos capaces de ello: la historia lo ha demostrado, incluso si quienes pretenden gobernarnos están decididos a hacer desaparecer todos nuestros intentos pasados y presentes. Sabemos que somos capaces de ello y, sobre todo, que no tenemos otra opción: será la libertad o la muerte.

 

(Traducción DeepL)

 

¿Debemos los anarquistas apoyar la insurrección catalana?

 

barricada bcn el diario

Barricada en Barcelona / El Diario.es

Grupo Higinio Carrocera
Surgen estos días en medios anarquistas debates sobre la conveniencia o
no de apoyar y alentar la insurrección catalana, originada por la dura e
injusta sentencia contra varios políticos independentistas por parte del
Tribunal Supremo.
Escuchamos opiniones de distinto signo, algo que no nos debe alarmar.
Siempre en nuestra historia hemos debatido ante problemáticas muy
diversas. Por citar algunas: militarización o no; revolución o guerra; apoyo
a los aliados de la I Guerra Mundial o pacifismo. Violencia o no violencia,
comunismo o colectivismo…

Sigue leyendo

Apoyamos al comité de Solidaridá Asturies con Rojava

Este es el manifiesto en asturiano del comité de Solidaridá Asturies con Rojava que desde el grupo Higinio Carrocera apoyamos y en el que participamos.asturies con rojava

Dende va tiempu coleutivos y persones d’Asturies entamamos actos de sofitu y difusión a la Comuña Internacionalista de Rojava, un territoriu nel norte de Siria onde’l pueblu kurdu ta desendolcando, en plenu sieglu XXI, una revolución de calter feminista, ecoloxista y asamblearia. Esta revolución tuvo’l so aniciu nel 2012, anque s’inspira en lluches muncho anteriores, y nos años que lleva tuvo qu’enfrentar enemigos abondo. Ún de los más importantes foi la guerra escontra l’Estáu Islámicu o ISIS, na que les fuercies revolucionaries internacionalistes, encuadraes nes YPG ya YPJ xugaron un papel imprescindible na so derrota. Nun podemos escaecer qu’el ISIS representa’l fanatismu fascista na so estaya más sanguinaria, que causó yá milenta muertes, tortures, esclavismu y vexaciones a civiles de los territorios en conflictu.

Sigue leyendo

Continuamos con el ciclo de charlas del aniversario de la revolución anarquista de Ucrania ‘Makhnovschina’

león 13092019

Charla sobre Makjno en León

El grupo anarquista Higinio Carrocera mantiene el ciclo de charlas sobre la revolución anarquista de Ucrania para rememorar su centenario. Para ello contamos con la colaboración de Jesús Aller, investigador experto en Makhnó. Hemos llevado a cabo charlas desde 2018 en Uviéu, Xixón, La Felguera y León. El próximo 25 de octubre estaremos en Cantabria con lxs compañerxs de Briega y seguiremos llevando la charla allí donde nos lo pidan. No queremos que una de las pocas revoluciones anarquistas junto con la española de 1936 quede en el olvido justo en estos años 2018-2021 en que se celebra su centenario. Los colectivos o sindicatos interesados en que programemos en sus locales la charla pueden contactar con nostrxs en higiniocarrocera@riseup.net