Publicado el número 2 de ‘Fesoria’, cuadernos subversivos de Asturias

IMG-20140506-02177 (2)El grupo anarquista Higinio Carrocera acaba de publicar el número 2 de ‘Fesoria’ cuadernos subversivos de Asturias. Son 54 páginas con diversos contenidos de carácter teórico y de actualidad sobre el anarquismo en Asturias y en el mundo. En este número la sección de ‘anarquistas asturianos’ está dedicada a Eleuterio Quintanilla. Este número se abre con el manifiesto del grupo ante el Primero de Mayo “La alternativa se llama Revolución Social”. Dedicamos un especial titulado ¡Cuidado con la Iglesia! con cuatro artículos, uno sobre el manifiesto del grupo difundido la pasada Semana Santa, un texto de Marcelino Latorre sobre “La doctrina del Opus para exprimir a los pobres”, un “Manual para ser un apóstata” de Pepe Rodríguez y   “Anarquismo y religión: otra vuelta de tuerca”, de Capi Vidal. Abrimos una serie de relatos cortos de nuestra colaboradora Aurora de Burgos. El primero de ellos “Preferiría no hacerlo” sobre el timo bancario de las preferentes. Incluimos un artículo de la misma autora titulado “Aurora Molina o la serenidad del  anarquismo”. También damos a la luz  dos artículos referidos al renacer del asamblearismo obrero en Asturias, uno del propio grupo titulado “Movimiento asambleario y frentismo obrero en Asturias” y otro de Pedro Pablo Bazán titulado “Que prenda la llama de la guerra social”. Seguimos en este número con nuestro espacio dedicado al 200 aniversario del nacimiento de Bakunin con una recopilación de actos conmemorativos en todo el mundo, incluyendo el que hará nuestro grupo en Asturias. Además dedicamos varias páginas a reseñas de publicaciones anarquistas, libros y noticias varias. Esta accesible aquí en formato PDF para las personas que quieran imprimirlo. Se pueden hacer ya pedidos a grupoanarquistahc@gmx.es. El precio es de 1 € más gastos de envío, salvo para los grupos con los que intercambiamos publicaciones.

Aurora Molina, la serenidad del anarquismo español

 

Muere en Asturias la hija de Juanel y Lola Iturbe

 

fallece-6Por Aurora de Burgos

 

Aurora Molina tenía los ojos grandes, tranquilos, y hablaba con la serenidad que sólo da una infancia feliz. Hija de los anarquistas Juan Manuel Molina, Juanel, y Lola Iturbe, Kiralina, ella tuvo la suerte de crecer en un islote de justicia y sabiduría, cuando a su alrededor imperaba la ignorancia y el fanatismo: mientras la mayor parte de las niñas de su generación se educaban en colegios de monjas o no podían ni siquiera acudir a la escuela porque debían trabajar, ella estudió en Natura, de Barcelona, una de las escuelas libres que los anarquistas españoles crearon siguiendo el modelo de la Escuela Moderna de Ferrer y Guardia. Educación mixta, que buscaba el libre compromiso del pequeño con el conocimiento, que rehuía la autoridad y se apoyaba en el mutuo respeto, porque si a algo daban importancia aquellos anarquistas (que hoy nos pintan cargados de bombas) era a la educación, imprescindible para poder crear un mundo nuevo. Aurora Molina había formado parte de ese amanecer de la Humanidad que luchó y perdió contra el franquismo, y expresaba en cada uno de sus gestos y miradas el fulgor de aquella época: lo que se obtiene en la infancia no se pierde, y pese a la enormidad de la derrota (porque los anarquistas españoles no sólo perdieron la guerra, además fueron borrados de la memoria común) esa alegre serenidad adquirida durante sus primeros años de vida nunca la abandonó.

Sigue leyendo