Movimiento asambleario y frentismo obrero en Asturias

images (7)En los últimos meses, en Asturias, hemos sido testigos de algunos casos de conflictos laborales que se están resolviendo desde las asambleas de trabajadores y al margen de los sindicatos pactistas. Tal es el ejemplo de Tenneco, en Gijón, en donde una asamblea ha conseguido tirar abajo un ERE forzando (sentencia judicial ganada de por medio) a la empresa a reactivar la producción.

Ha sido una gran victoria para los trabajadores organizados al margen de los comités de empresa. Esta tendencia se está extendiendo por otros centros de trabajo. En Arcelor, por ejemplo, los trabajadores se están organizando al margen de los sindicatos y han conseguido, bajo la amenaza de la huelga, hacer sentar a la empresa para  evitar un empeoramiento de las condiciones laborales (turnos y horarios). Para los sindicatos pactistas esta dinámica es peligrosa, porque les deja con el culo al aire y demuestra lo que a estas alturas sabe todo el mundo, que comités, delegados y funcionarios sindicales, no defienden a los trabajadores, sino a sus propios intereses de casta, a sus negocios y a sus puestos bien remunerados.

Los trabajadores tienen ahora el ejemplo (en ambos casos victorioso) de que la fuerza de la asamblea es realmente la que sirve para presionar a la patronal. Para los anarquistas este es el modelo a seguir, la organización asamblearia, sin jefes ni delegados. Es, sin embargo, una cultura hoy por hoy, difícil de entender por muchos trabajadores acomodados que prefieren delegar y dejar a otros las negociaciones. Ese delegacionismo es siempre el principio del fin y hay que estar alerta de que esas asambleas espontáneas no se autodestruyan por la falta de participación de los trabajadores, por el cansancio en la lucha o por la generación, en la dinámica del conflicto, de lideres y “representantes de la asamblea.

Paralelamente vemos en Asturias el surgimiento de un “frentismo” obrero aparentemente ajeno a los poderes sindicales. Si bien es cierto que es ajeno a las centrales grandes, si hay detrás intereses de sindicatos minoritarios y que, bajo el título de “combativos” tienen un funcionamiento ejecutivista, admiten los comités de empresa (y participan) y por tanto están legitimando el actual modelo sociolaboral impuesto por la burguesía desde los Pactos de la Moncloa que persigue la domesticación de la clase obrera.

Junto a esta “vanguardia” del nuevo frentismo obrero asturiano se suman algunos elementos marxistas que, al carecer de referente sindical, ven en este nuevo movimiento asambleario, la posibilidad de penetrar en él para manipularlo y dominarlo, algo que siempre se les dio muy bien a los comunistas autoritarios. Apoyaremos todos los movimientos asamblearios de verdad, que surjan de la base, que tengan un carácter combativo y que no caigan en los vicios de las estructuras verticalistas y autoritarias. Pero denunciaremos las maniobras de las “vanguardias” que buscan siempre aprovecharse de la fuerza imbatible que generan los trabajadores que luchan desde los planteamientos de acción directa y la solidaridad.

Viva la lucha obrera, viva el asamblearismo.

Marcelo Latorre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s